Blog y página personal de la escritora

Almudena Solana

Nueva novela de Almudena Solana a la venta el 21 de mayo

Descubre mi última novela

A la venta en:

Casa del libro

Amazon

Fnac

El Corte Inglés

La belleza y la pena

imagen

Fotografía, Izaskun García

 

Aquí una reflexión sobre la paz dentro de una serie de artículos que surgen desde la tela en una sección en verano en la revista cultural "El Asombrario" que se llama, precisamente,  "Debajo de El Mantel".

Las moscas llegan a los restos. Las moscas llegan a veces al mantel, buscando las migas; a veces también llegan a los cuerpos. Las telas en si (colcha, sábana, mantel) puede darse la circunstancia de que tengan que asumir por necesidad una doble vida; puede llegar a darse que, por ejemplo, este mantel que vemos acompañando tan dulcemente un ramillete de flores y un azucarero, tenga como misión final en su vida de tela el ser, quién sabe, el encargado de acompañar a un niño en la muerte, envolviéndole entre los restos de azúcar. La pena es así; doblemente azucarada.

Las moscas llevan mucho tiempo comiendo sin parar en Siria, y los plásticos y las sábanas blancas (excesivamente blancas para ser lavadas en la guerra) aguardan en los armarios para ser utilizados como mortajas de cadáveres. Todos, alineados e incómodos, forman los nuevos peldaños por los suelos de una morgue; “vosotras que os habéis posado/ … sobre los párpados yertos de los muertos”, nos decía (nos dice) Machado.

Las moscas acompañan y ahora escuchan que la flota norteamericana viene a salvar a los sirios y ellas, esperando tal carga de trabajo, se someten a una catarsis reproductiva para estar a la altura de la muerte que llega, y se frotan con sus patas sus ojos asombrados, compuestos de un centenar de ojos. Así ven la colaboración con los humanos; así ven lo que la acción del hombre es capaz de mostrar ante ellas, así afrontan ellas mismas su propio peligro. Tal vez, una de las moscas se pose sobre un poema de Emily Dickinson: “Yo oí el zumbido de una mosca cuando moría“.

Ellas, las moscas, cuando te pisan te saborean. Las siempre despreciables tienen una boca adaptada para succionar, lamer o agujerear como un taladro. No mastican, por lo tanto no muerden, pican. Su nuevo señor si muerde, y golpea, y dispara, y usa armas químicas. Bachar el Asad, Baal Zabut, “El Señor de las moscas” tiene las botas puestas que, como las moscas, le permiten caminar, incluso boca a bajo, sobre los espejos rotos de su palacio.

Se están matando los hombres y las telas cubren cuerpos, y no mesas, o camas; nichos de amor. Tal vez esta mesa, tan inofensiva, nos permitiera arrancar ese mantel blanco de un tirón seco, arremetiendo contra las flores y el azúcar, dejando que le diéramos otro uso como bandera. Bandera blanca de paz.

Publicado el 30/8/2013 a las 09:55

Etiquetas: Siria, paz.

[0 comentarios] Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame  Compartir en Facebook  Enviar Tweet 

Si te ha gustado el post, Envíaselo a un amigo

©2007 | | Página desarrollada por Tres Tristes Tigres

essay
essay
romeo and juliet essay question
dissertation database search
doctoral thesis database
writing a story
who will do my homework
term paper for sale