Blog y página personal de la escritora

Almudena Solana

EL CORAZÓN Y LOS MILLONES

imagen
Arco, 2010.

 El corazón de una persona sana es capaz de latir sin descanso y de manera rítmica durante toda una vida. Ya. ¡Vaya obviedad!, pensarás. Claro, esto es algo que no asombra; se da por hecho cuando no hay sombra de duda.

Ese músculo, el corazón,  nos acompaña durante toda la vida, en silencio. Hasta el día final, lo que supone, dicen, una media de 2.600 millones de latidos.

¿Sólo 2.600 millones?

Siempre he visto ese músculo del cuerpo inagotable; por eso me cuesta predecir su fuelle. ¿Es que hoy todo es calculable, tangible? No, el corazón, no... Es mejor la inmensidad. Dejémosle estar, que nos deje ser...

Una de las cosas que más me agrada del corazón es que dispone de la misma grandeza y derroche para la vida como para la muerte. Igual de brusco y pasional  nace,  y muere.

Y vuelve a mí la cifra. 2.600 millones latidos de corazón en una vida.

¡Qué pocos!

Será que leo cifras millonarias cada día, sobre otras cosas: apropiaciones indebidas de fondos públicos, desvíos de capitales, financiaciones irregulares... En esos asuntos, las cifras de los periódicos nunca van por cientos ni decenas. Los opulentos dueños de esos números sin decimales son los profesionales de las trampas, los paraísos fiscales, los corruptos... Ahí sí todo son millones.

Y son tantos que empequeñecen la grandeza del intangible corazón.

Publicado el 21/4/2010 a las 11:56

Etiquetas: pensamiento.

Compartir: añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  añadir a meneame  Compartir en Facebook  Enviar Tweet 

Si te ha gustado el post, Envíaselo a un amigo

2 Comentarios.

Por Sue . El 06/5/2010 a las 18:16

Jamás me hubiera parado a contar los latidos del corazón. Lo cierto es que, en medio de esos millones, hay segundos, pocos, esos que sí son fácilmente tangibles y calculables, en los que el impulso de este músculo hermoso se para. Tan sólo una o dos veces en la vida, en el momento de la aparición del amor verdadero a mí, al mirar de frente a unos ojos limpios, se me ha parado el corazón.
Un abrazo
Sue

Por Sue . El 06/5/2010 a las 18:14

Jamás me hubiera parado a contar los latidos del corazón. Lo cierto es que, en medio de esos millones, hay segundos, pocos, esos que sí son fácilmente tangibles y calculables, en los que el impulso de este músculo hermoso se para. Tan sólo una o dos veces en la vida, en el momento de la aparición del amor verdadero a mí, al mirar de frente a unos ojos verdaderos, se me ha parado el corazón.
Un abrazo
Sue

Tu comentario.

©2007 | | Página desarrollada por Tres Tristes Tigres

essay
essay
romeo and juliet essay question
dissertation database search
doctoral thesis database
writing a story
who will do my homework
term paper for sale